¿CÓMO CONSERVAR EL RUIBARBO? » Congelación y crudo

El ruibarbo, es un producto de esos que llaman, “de temporada”. Quiere decir que no lo podemos conseguir con facilidad en cualquier momento que lo queramos, entonces, estamos forzados a conservarlo. Y sobre estas líneas te decimos cómo conservar el ruibarbo. Como lo puedes deducir fácilmente, es de obligatoria atención el hacerse de algún método adecuado para su preservación.

Diversas maneras de conservar el ruibarbo

La cuestión principal cuando de conservar el ruibarbo se trata, es considerar si la receta lo recomienda crudo o cocido. Si los vas a conservar crudos, el procedimiento resulta ser bastante sencillo, la condición fundamental es limpiarlos bien; debes quitarles todo residuo de tierra y secarlos perfectamente. Debes elegir los mejores tallos, procura que sean consistentes, tiernos y que sean lo menos nervudos posible.

El espesor de los tallos debe ser similar al de uno de tus pulgares. Su coloración también es importante, cuando están maduros, deben ser predominantemente rojos. Atención, ¡nunca falta un pero! debes tener siempre presente que solo debes utilizar los tallos pues sus hojas son tóxicas.

Procura eliminar los segmentos ásperos y membranosos (de color marrón) de los tallos. Luego corta los tallos en piezas uniformes, de un tamaño máximo de tres centímetros y ponlos en una fuente metálica. Congélalos con la técnica de congelación por contacto. Es esta la técnica por la que el calor se extrae rápidamente del alimento por medio de un panel sólido.

Esto significa que no debes tapar el ruibarbo dentro del refrigerador, lo mantienes de este modo un breve tiempo. Luego de que estén congelados, debes guardarlos en bolsas y cerrarlas muy bien. De este modo, los ruibarbos pueden ser conservados hasta por seis meses.

conservar el ruibarbo congelado

Ruibarbo blanqueado

En caso de que el modo de prepararlos exija que deben estar cocidos, es necesario considerar la acidez del ruibarbo. Esta condición impone que los cocines en recipientes que no reaccionen ante sus ácidos. Puedes usar ollas de acero inoxidable o que estén revestidas con teflón. Cocinarlos en otra clase de ollas perjudica notablemente tanto al ruibarbo como a tus ollas. A este procedimiento se le conoce como “blanqueado”, ayuda a resguardar su color y textura.

Procedimiento para conservar el ruibarbo blanqueado

1.- Hierve agua en una olla suficientemente grande, el fuego debe ser más o menos alto.

2.- Pon un cedazo metálico, de malla en la olla.

3.- Coloca el ruibarbo en el cedazo y déjalo hervir alrededor de un minuto.

4.- Retira el cedazo con el ruibarbo de la olla y sumérgelo, en el acto, en agua helada y déjalo por otro 1 minuto. De este modo se detiene su cocción.

5.- Pon el ruibarbo encima de un papel o toalla limpia y lo dejas que se seque.

6.- Finalmente, los empaquetas y guardas en el refrigerador.

Conservarlos en envoltorios individuales

Luego de haberlo limpiado y picado, coloca el ruibarbo, sobre una bandeja. Confirma que las piezas de ruibarbo no se estén tocando unas con otras. Si se tocan, se congelarán juntas y será más difícil guardarlas en sus respectivos paquetes.

conservar el ruibarbo almíbar

Si fuese necesario, puedes aislar el ruibarbo de la bandeja mediante papel parafinado. De este modo, se te facilitará recuperar cada uno de los trozos después de estar congelados. Organizarlos en empaques individuales tiene la ventaja de que pueden ser utilizados por partes, sin descongelarlos todos de una sola vez.

Introduce la bandeja en el refrigerador, en forma que esté horizontal, sin ninguna inclinación. Deja congelar el ruibarbo por dos horas aproximadamente, debe quedar tan sólido que no puedas penetrarlo con las uñas. Finalmente, guarda el ruibarbo en bolsas plásticas asegurándote de extraerles todo el aire. Ponlo de nuevo en el congelador.

Ruibarbo en almíbar

Para preservar el ruibarbo en almíbar necesitas emplear medio kilo de azúcar mezclada con cinco tazas de agua en una cazuela pequeña. Debes calentarla, revolviéndola constantemente, a una temperatura casi alta hasta que comience a hervir, el azúcar debe quedar totalmente disuelta.

Debes guardar el almíbar en la nevera durante más o menos dos horas, hasta que se enfríe suficientemente. Luego, vierte el almíbar sobre el ruibarbo, que lo cubra por entero. Puedes distribuirlo en envases individuales, cerrarlos herméticamente y guardarlos en el congelador. Se puede conservar hasta por el lapso de un año.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…